lunes, 26 de octubre de 2009

PROBLEMAS PÚBLICOS Y AGENDA DE GOBIERNO, LOS OCHO PASOS PARA EL ANÁLISIS DE POLÍTICAS PÚBLICAS, ¿QUÉ ES EL TERCER ESTADO? Y POLÍTICAS PÚBLICA Y RÉGIME

Diariamente dentro de la sociedad surgen un sin número de problemáticas de distinta naturaleza que afectan la vida de los ciudadanos y estos recurren al Estado para obtener soluciones a las situaciones que se presentan, surgiendo así una relación entre sociedad y gobierno.

Pero no todos los problemas son de interés gubernamental, solo unos cuantos logran llamar la atención del Estado para su solución, siendo el primer paso ser incluidos dentro de la agenda de gobierno, lo cual no garantiza la corrección de estas situaciones, ya que muchas veces pueden olvidarse o solo recibir un trato de rutina; a fin de cuentas el gobierno es quien decide si actuar o no sobre un asunto o dejar para mas tarde su intervención y nosotros como sociedad debemos de ser comprensibles al respecto y pensar en las consecuencias que se producirían si el gobierno tratara de resolver cada problemática, ya que constanetemente estaría generando programas y planes que tal vez no serían los adecuados trayendo como consecuencia mayores gastos que beneficios.

La elaboración de una política lleva tiempo, se necesita de información y de una serie de pasos estructurales a seguir que den a los analistas una clara visión del problema, donde se tengan en cuenta las verdaderas causas del conflicto y las consecuencias de las posibles soluciones, ya que resolver un problema de tipo social es muy diferente a resolver un problema matemático, donde se sabe a ciencia cierta cual es el resultado correcto; en los problemas sociales reina la incertidumbre, se toman decisiones y los resultados puden mejorar la problemática, (porque cabe aclarar que un problema social no tiene una solución, solo se ataca constantemente para controlarlo) o en su defecto, afectar aún mas la vida de miles de personas, por ello se deben de seleccionar de forma cuidadosa los conflictos a disipar, tomando en cuenta el gobierno los costos y si tiene sentido su acción.

Para que un asunto tenga acceso a la agenda necesita cumplir con tres requisitos, como que sea objeto de conocimiento del público, que buena parte de éste considere que se requiere de algún tipo de acción y que a los ojos de la comunidad la acción sea competencia de alguna entidad gubernamental.

Un gran obstáculo es que dentro de la agenda de gobierno se encuentran problemas anteriores, a los cuales no se les ha dado solución, por lo cual resulta muy difícil introducir asuntos actuales en esta, una oportunidad que se puede aprovechar para reformarla es el tiempo de elecciones, cuando los candidatos buscan nuevas opciones o cuando hay un cambio de administración que busca distinguirse del anterior prestando atención a otras situaciones apremiantes, que generalmente si no se les atiende corren el riesgo de convertirse en una crisis.

Pero en muchos casos lo que puede parecer un problema para la ciudadanía no lo es para los analistas de políticas o viceversa, o dentro de la misma sociedad existirán personas que difieran de si algo puede considerarse una problemática o no, debido a que no se ven afectados por esta, cayendo muchas veces en la inacción o en el olvido de la problemática, conocido esto como el ciclo de la atención pública.

Como mencioné anteriormente toda elaboración de política requiere de un proceso estructurado, de un análisis, que como nos menciona Eugene Bardach, comienza con la definición del problema, de la situación que está perjudicando a la sociedad, en este punto es en donde nos señala H. Simon que debemos de tener una correcta estructuración del problema, ya que un problema bien estructurado nos llevará a una respuesta, que es lo que necesitamos, porque, ¿para qué dedicar tiempo a resolver algo que desde el inicio se encuentra mal planteado y por lo tanto no nos dará resultados factibles?

Prosiguiendo con Bardach, coinside con muchos otros analistas en que la obtención de la información es fundamental, el investigador en esta etapa debe de pensar que datos le serán de utilidad para no desperdiciar el tiempo en cosas irrelevantes que nada tienen que ver con el problema. Puede obtener información de documentos o a través de entrevistas, combinándolas, no solo haciéndose el hábito de una dentro del proceso.

El tercer paso corresponde a la construcción de alternativas, es importante mecionar que esto no significa que se eligirá una de estás, ya que el mundo va experimentando cambios y lo mejor es dejar fluir las tendencias, analizando cada una, simplificándolas y conceptualizándolas hasta obtener la que se considere que puede mitigar el problema, para esto nos podemos auxiliar de los criterios, los cuales evaluarán los resultados, siendo estos legales, políticamente aceptados, sólidos y con participación ciudadana dentro del proceso, ya que quién mejor que la ciudadanía para ayudar a los planificadores de políticas en el proceso de implementación.

La proyección de resultados es el paso más difícil del proceso, ya que nadie conoce el futuro, por lo tanto no se sabe a ciencia cierta como serán los resultados de una alternativa y he aquí la importancia de incluir la suficiente información dentro de nuestro proceso, estableciendo buenas relaciones de causa-efecto e imaginando los posible escenarios sobre los cuales posiblemente tenga que desempeñarse la alternativa.

Posteriormente se debe de realizar una confrontación de costos y beneficios, verificando el trabajo y estando el analista convencido de la viablilidad de la acción que propone y que dará a conocer de manera clara en el último paso del análisis de políticas.

Lo anterior corresponde a la formulación, a la parte teórica de las políticas y en la cual se debe representar el interés de la sociedad en general, la parte prática, conocida como implementación es llevada a cabo por la administración pública y aunque se tenga un correcto análisis previo de la política muchas veces esta fracasa al ponerse en marcha ya que se desvirtúan los objetivos y cada vez nos alejamos más de su cumplimiento por la falta de indicadores de desempeño que nos señalen si se han cumplido las metas propuestas.

Para quien planifica los objetivos son claros y tiene un pleno conocimiento de las consecuencias de la acciones, nos menciona Oscar Oszlak, pero como nos dicen Horst Rittel y Melvin Webber, los problemas sociales son retorcidos por lo tanto en la planeación no pueden existir soluciones falsas o verdaderas porque no existen reglas que determinen que es correcto o incorrecto, y por lo tanto no se puede conocer las relaciones causa-efecto.

Uno de los puntos anteriormente citados de Bardach hace referencia a la participación ciudadana y cabe señalar que nuestro régimen al ser democrático defiende abiertamente este tipo de acción, donde la sociedad civil tiene presencia dentro del Estado y en el sistema de toma de deciones, cambiando la concepción monolítica del mismo, pero exiten otros tipos de régimenes donde la actuación de los sectores populares es controlada para reducir la inestabilidad e insertidumbre y el Estado posee el poder para aplicar cualquier tipo de política en la sociedad pudiendo estas afectar a sus destinatarios, los cuales no responden de ninguna manera ante la situación , y beneficiando solo a unos cuantos, aunque paguen muchos, estas características corresponden a la vida dentro de un régimen burocrático-autoritario y no muy distante de este encontramos el régimen patrimonialista, que difiere del anterior porque aquí la dominación es de un solo hombre que necesita de funcionarios para ejercer su poder, estableciéndose un cuasi-monopolio, donde la actuación de la sociedad civil es de bajo grado, pero no nula como en la burocracia autoritaria.

En ambos régimenes se da la presencia de una clase con priviliegios y una que vive en la opresión, lo cual hace remembranza al tercer Estado de Emmanuel Siéyes, que en general es lo que se vive de forma cotidiana, siempre existe una clase que obtiene mayores beneficios y que ve solo por sus intereses mientras que el resto del pueblo sufre las consecuencias.

El Tercer Estado de Siéyes no se deja conquistar debido a que se proclama por el pueblo libre en donde hay una sola ley y una representación común, lo cual constituye a la nación y los representantes en los estados son elegidos por el pueblo y estos velan por los intereses generales, que en realidad es lo que debería de ser, los ciudadanos eligen representantes para que estos actuen a como el pueblo lo haría y escuchen sus opiniones y demandas, mas no los ponen en ese lugar para que se beneficien en forma particular.

Más que nada esto me suena a un Estado perfecto donde hay igualdad, equidad y unidad en los derechos y obligaciones, tanto por parte de los nobles como de los ciudadanos y todo lo que se encuentre fuera de lo establecido en el orden común, no formará parte de la nación, como aquellos que se proclamen por mayores privilegios y derechos.

Mientras sigan existiendo individuos que no posean la verdadera procuración del pueblo y no sean intérpretes de la voluntad general, reinará un Estado donde los ciudadanos se encuentran reprimidos y no sean tomados en cuenta, dando como resultado un Estado el servicio de la burocracia.

Vivimos en una sociedad dinámica, donde constantemente se presentan conflictos sociales y es tarea conjunta del gobierno y la sociedad aminorar los efectos de tales problemas, pero el gobierno no puede darse a la tarea de resolver todos los asuntos, por ello, se enfoca en los que se encuentran dentro de la agenda de gobierno, seleccionando los que considera tiene la capacidad de resolver.

En todo momento debe de hacer partícipe a la sociedad dentro del proceso de toma de decisiones, porque los beneficios deben de ser generales, satisfaciendo las demandas de la mayoría de los ciudadanos, o de los que consideraban que cierta situación les afectaba en su vida cotidiana.

Los problemas sociales son retorcidos, por lo que nunca se conocerán con certeza los posibles resultados futuros, pero un buen investigador debe de encontrarse preparado con gran cantidad de información y debe de hacer uso de su creatividad para imaginar el funcionamiento de su alternativa en escenarios futuros, porque aquí no hablamos de un problema donde se tengan fórmulas como guía y que ante cualquier error se realice un borrón y cuenta nueva, sino estamos hablando de implantar una solución que puede tener efectos positivos o negativos en las vidas de miles de personas.

Muy importante es la comunicación entre los ciudadanos y sus representantes, ya que la función principal de estos debe ser ver por los intereses colectivos y no por los propios, evitando así ser un pueblo llano y la creación de un Estado omnipotente.

BIBLIOGRAFÍA:

· “El Tercer Estado”, Manuel Siéyes

· “Políticas Púbicas y Regímenes Políticos: Reflexiones a partir de algunas experiencias Latinoamericanas”, Oscar Ozslak.

· Antologías de Políticas Públicas tomo III, Editorial Manuel Ángel Porrúa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada